domingo, 24 de noviembre de 2013

Multiple maniacs (1970) de John Waters



Ahí está Divine todo sexy
Bueno aquí otra de esas infumables mierdas setenteras con el nombre de John Waters a la cabeza. En su estilo, del momento, todo muy underground y muy amateur, el irreverente director nos regaló (mi pregunta es ¿por qué?), otro infumable truño con el señor Divine a la cabeza de un reparto de mongoles perdidos, presencias inseparables de las producciones del director (véase a Mink Stole, David Lochary, Edith Massey o Mary Vivian Pearce; entre otros miembros de una inclasificable pandilla que erradian frikismo por todos lados). En esta ocasión el director "basura" iba ya inclinándose hacia unos niveles de aberración fílmica, con los que ya se estrellaría con su siguiente y más característica película, "Pink Flamingos". Este bodriete no llega a tales niveles, pero vamos, que presenta algunas escenas de tal vergüenza ajena, que de verdad se hace muy difícil de explicar con palabras que no impliquen el más sincero asco (pero bueno, asco era lo que el señor Waters quería producir, al fin y al cabo). 

¡Telita con la peña!

Otros de esos frikis guarros que componen el show
La película presenta una espantosa feria de lunático, en plan show de freaks circense (rollo "La parada de los monstruos" pero en versión degenerativa y por supuesto, ridícula), que exhibe ante el público asqueantes y nauseabundos espectáculos (véase tíos desnudos haciendo una pirámide humana, un señor que se restriega un sujetador por la cara, a otro le queman con cigarrillos encendidos, en fin; que se trata de un espectáculo muy educativo). La dueña de tal espanto, no podía ser otra que el travelo Divine, que para colmo aquí tienen los huevos de llamarla Lady y todo. Resulta que este "negocio" es una tapadera, para que el señor/señora Divine cometa actos bandálicos, ya sea robos, asesinatos, violaciones (aquí vale todo) contra los visitantes de la feria, que acuden para "disfrutar" del show. Y bueno, el argumento no tiene ningún sentido. 

Dando gustirrinín a Divine con un rosario

El Cristo pasándolo pipa durante la crucifixión
Durante la mayor parte del desarrollo, podemos ser testigos de un puñado de escenas que pretenden provocar de forma insana, eso sí, algo más contenida que la posterior "Pink Flamingos", la cual en algunas ocasiones fácilmente puede hacernos rozar la sensación de vómito. Entre las más estúpidas y enfermizas puede destacarse esa extraña crucifixión de un Jesucristo hippy que disfruta con el dolor que le producen las heridas de los clavos, o alguna que otra escena repugnantemente erótica muy gratuita, incluso podemos ver una rollo bollo entre la beata reprimida Mink Stole y el propio Divine, que ¡ojito!, se lo montan en un banco en la Iglesia y la señorita Stole utiliza un rosario para dar satisfacción genital a Divine; por no hablar de esa otra ida de olla en la que una langosta gigantesca viola a Divine, sí señores, ¡una langosta gigante, entra de repente en escena, y monta a Divine y la deja enormemente satisfecho/a! Si hasta se puede ver como a Divine se le cae la peluca y todo, algo increiblemente bochornoso. Vamos, que "Multiple Maniacs" es otra porquería a la que no hay por donde coger, a no ser que lo que se pretenda es ponerla a parir con todo merecimiento; en ese caso lo más difícil es escoger la escena que más vergüenza da, la más atroz, la más espantosa y la más estúpida. Una grandísima mierda que puede servir perfectamente para lobotomizar los cerebros de aquellos masoquistas que tengan los santos huevos de "disfrutar" de su visionado más de una vez.

Bochornosa escena erótico festiva made in Waters

No hay más que echarle un vistazo a la ya citada escena de la violación de la langosta gigante, para ver los niveles disparatos de degeneración fílmica que presenta esta, no sé si se la puede llamar, película.  

Divine sujentándose la peluca para que no se le caiga

No hay comentarios:

Publicar un comentario