jueves, 7 de noviembre de 2013

Ultimátum a la Tierra (1951) de Robert Wise



Avistando un ovni
Un grandísimo clásico de la ciencia ficción de los cincuenta, que además supuso la primera incursión en el género del magnífico director Robert Wise (quien dirigiría en 1979 la famosísima primera adaptación cinematográfica de "Star Trek"). "Ultimátum a la Tierra" es una película muy interesante, por muchos motivos. El primero que más llama la atención es que, a pesar de tratarse de un film sobre extraterrestres (como muchos otros que se hicieron, o mejor dicho, comenzaron a hacerse a raíz del éxito de ésta), destaca por otros motivos; uno de ellos que planteó por primera vez la idea de que nuestros visitantes de otro planeta, no sólo no prentenden machacar a la raza humana con tecnología ultra-desarrolla, sino que pretenden ayudarla y salvarla de una inminente autodestrucción. Nadie ha recogido mejor el testigo de adaptar dicha idea de extraterrestres colegas en la gran pantalla, como el señor Spielberg en sus films "Encuentros en la tercera fase" en 1977 y "E.T." en 1982. 

Klaatu desciende del platillo volante

Gort se cabrea y dispara rayos
La película se inicia con la llegada de un ovni a la Tierra. El objeto volador se coloca en pleno centro de Washington D. C., y como no, causa el temor de la población que desconoce lo que hay en su interior y da por hecho que dicha llegada supone una peligrosa amenaza. Del interior salen dos figuras, un humanoide llamado Klaatu (interpretado por Michael Rennie) y un armatoste metálico, que responde al nombre de Gort. Klaatu se dirige a la población dejando muy claro que no es peligroso, que viene en son de paz y que además insiste en transmitir un mensaje muy importante a los líderes de las naciones mundiales. Pero claro, los humanos, y más concretamente el ejército, que han recibido a nuestros huéspedes del espacio exterior, con tanques y misiles, no están para historias y claro, la desconfianza reina entre todos. No sólo toman al extraterrestre por el pito del sereno, sino que debido a la ostilidad latente, acabarán por dedicarle una cuantiosa ráfaga de disparos. Aquí se complican las cosas. Ante el ataque a Klaatu, el robot Gort demuestra una capacidad destructiva ante la cual ningún arma humana es capaz de hacer frente. La única posibilidad de evitar que Gort arme un pifostio monumental es comunicarse con él a través de las palabras Klaatu barada nikto (la cual ha sido reproducida en un sin fin de producciones cinematográficas posteriores, canciones, juegos, tebeos,...), que posibilitan un racional diálogo con el indestructible ser mecánico. No obstante, Klaatu no sólo recibirá ostias por parte de los humanos; una mujer (Patricia Neal) y su hijo pequeño (Billy Gray), no sólo entablarán cierta amistad con el extraterrestre, también harán todo lo posible para ayudarle a alcanzar con éxito, el motivo de su misión. 

Klaatu (Michael Rennie) desea hablar con los líderes de las naciones mundiales

Klaatu demuestra al profesor Barndhardt
(Sam Jaffe) sus avanzados conocimientos
"Ultimátum a la Tierra" es una película importantísima dentro del género de ciencia ficción, una joyita de gran valor, que sin embargo, obviamente, se ha visto algo afectada por el paso del tiempo. Hay que tener en cuenta que, por aquel momento, a principios de los años cincuenta, la energía atómica y nuclear estaban a la orden del día, prevalecía muy cercano aún el recuerdo de la 2ª Guerra Mundial y los constantes experimentos en dicho campo eran, como podría decirse, carne de Telediario. Así pues, fue cuando, cinematográficamente hablando, comenzaron a aparecer numerosos films que ponían en entredicho los posibles peligros de la energía nuclear. Este subgénero, denominado "terror atómico", trajo consigo la mayor parte de producciones que se llevaron a cabo en esos instantes y que consolidaron en sí, las bases para el género de ciencia ficción. A su vez, el avistamiento de ovnis también se convirtió en un tema bastante recurrido, ya que fue cuando se comenzó a plantear la posibilidad, de un punto de vista científico bastante banal, de que no estuviésemos solos en el ulniverso. Por ello digo que el paso del tiempo tal vez haya perjudicado el mensaje tan efectivo que expuso este film en su estreno, aparte de, consecuentemente, descafeinar su espectacularidad visual debido al avance de la tecnología cinematográfica. Aún así, creo que "Ultimátum a la Tierra" se mantiene bastante fresca, sabiendo guardar la distancia, hoy en día. 

Helen Benson (Patricia Neal) y su hijo Bobby (Billy Gray)

La razón de esto es porque la historia está muy bien construida y sufriendo las pertinentes modificaciones podría convertirse en una historia intemporal. El personaje de Klaatu resulta bastante empático para los espectadores, es un ser despreciado simplemente por el hecho de delatar que es diferente y a pesar de que sus intenciones son nobles y buenas, nadie le da la oportunidad de demostrarlo y se insiste en eliminarlo cuanto antes. En este sentido, creo que la película nos aportó una interesante crítica de los propios seres humanos, seres desconfiados que tendemos a menospreciar aquello que se muestra superior a nosotros, por el miedo de que pueda llegar a doblegarnos, y eso claro, pues no nos mola; mejor machacarlo por si acaso. 

Klaatu es perseguido por los militares

Gort demuestra sus poderes ante los militares
También resulta curioso e inusual para la época, que un film que tratase el tema de visitantes de otros planetas, nos mostrase al extraterrestre en sí como un personaje amistoso, que desea aprender de los humanos y sobre todo que nos tiende la mano, para librarnos de un cruel destino que sabe que nos depara. Por lo general, la mayor parte de las producciones de los cincuenta nos han mostrado espantosos monstruos alienígenas que quieren destruirnos, invadirnos o ambas cosas; por ello me parece una película bastante innovadora en ese sentido. También me resulta muy llamativo, el hecho de que sea una película muy sencillita desde el punto de vista visual; es decir, a pesar de ser de ciencia ficción, hay pocos efectos especiales y poco protagonismo de escenas de acción en sí, típicas del género. No obstante, observando el film en su conjunto esto acaba viéndose como un acierto, así hace que nos interesemos más por los personajes y la historia en sí, cuyo magnífico planteamiento acaba siendo el punto verdaderamente fuerte de la película, siendo además una excelente forma de rentabilizar el chiquitito presupuesto con el que el señor Wise contó para llevarla a cabo. Destacar por último la escalofriante, sí escalofriante, banda sonora de Bernard Herrman (músico fetiche de Alfred Hitchcock), que consigue poner los pelos de punta con una melodía, que al contrario que el tema en general de la película, logra inquietar por momentos, suponiendo de entrada un aspecto algo contradictorio, pero no se puede negar, francamente efectivo. 

Gort lleva a Helen en brazos

Por último, me gustaría señalar la pifia de remake que hicieron de este film en 2008 con Keanu Reeves y Jennifer Connelly de protagonistas. Dicha versión volvió a demostrarnos una vez más que un alubión exagerado de efectos digitales no pueden combatir contra un proyecto más sólido y hecho con menos medios, pero con más talento y ganas de aportar una historia innovadora y original.

Gort resucita a Klaatu

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en el que Klaatu (Michael Rennie) advierte muy seriamente a los humanos de los peligros que corre su raza de desaparecer si persisten dando uso nocivo a la tecnología nuclear. 

Advirtiendo a la peña de lo que hay

No hay comentarios:

Publicar un comentario