sábado, 2 de noviembre de 2013

Halloween 2 (2009) de Rob Zombie



Laurie Strode (Scout Taylor-Compton) con
su amiga Annie (Danielle Harris) en el hospital
Si ya comenté que el remake del clásico de John Carpenter que, desgraciadamente, hizo el nefasto Rob Zombie en 2007 me pareció una puta mierda, de este segundo bodrio que perpetró el mismo patán llamado entre comillas "director" tengo que decir que me parece una mierda al cuadradado. Y es que, ¿a qué mísero retrasado se le ocurrió darle libertad creativa a un tipo como Rob Zombie con un material como la mítica saga de "Halloween"? La respuesta sería, a los productores de este film. La película no sólo es lamentable, es miserable, un auténtico insulto para la saga y un auténtico despropósito si se pudiese llegar a considerar una pieza del Séptimo Arte. Rob Zombie aplastò por completo la esencia del que antaño fuese un icono del terror, el asesino Michael Myers, y le aplicó su casposa esencia apreciable en mojones con su nombre como "La casa de los 1000 cadáveres", y eso, pues es muy pero que muy malo. 

Las escenas iniciales son lo mejor de la película


Esta Laurie no puede tener más pintas de farlopera
Tardé mucho, pero mucho tiempo en animarme a ver este truño, porque precisamente me imaginaba que sería un truño, pero como soy muy curioso y obviamente por ser fanático de la saga en líneas generales, pues tenía casi la obligación de echarle un visionado, aunque fuese para mal (de no haberlo hecho no podría estar poniéndola a parir hoy, como buenamente se merece). Curiosamente la película empezó francamente bien, he de reconocerlo. Los veinte primeros minutos hicieron que llegase a ilusionarme y es que todo parece indicar que este "Halloween 2" iba a tirar por los derroteros de ser un remake más o menos fiel a la original "Halloween 2", secuela directa del clásico de John Carpenter, dirigida por Rick Rosenthal en 1981. Al igual que en aquélla, nos muestran como la joven Laurie Strode (nuevamente Scout Taylor-Compton), es llevada al hospital, para que le curen las heridas tras su enfrentamiento con Michael Myers. Una vez allí, el asesino enmascarado no tardará en aparecer y armará la de Dios es Cristo. Myers a cuchillada limpia hará un masacre en el hospital, con unas cuantas enfermeras, en concreto con una (interpretada por la futura ganadora de un Oscar, Octavia Spencer) a la que convierte en queso gruyere. Posteriormente perseguirá a Laurie en unos intensos momentos llenos de frenética adrenalina. La cosa, he de reconocer, hizo que me interesase por la película, pero amigos, la ilusión duró poquito. Toda esta sangrienta introducción resulta ser un sueño de la propia Laurie, que ahora vive con su amiga Annie (de nuevo Danielle Harris) y su padre el sheriff Brackett (de nuevo Brad Dourif). Y bueno, a partir de entonces la película se convierte en un rollo patatero. 

Michael Myers flipa en colorines, ve a su mami (Sheri Moon Zombie)
y a un caballo blanco, ver para creer

Michael Myers echa amiguitos y todo
El doctor Loomis (de nuevo Malcolm McDowell) sale por ahí dando el coñazo, que si ha escrito un libro sobre Michael, que si le dan por culo por ser un aprovechado de la tragedia de la peli anterior, que si llora por no haber conseguido el amor de su Mickey. Vamos, demuestran claramente que es un personaje de nulo interés, que lo metieron con calzador, pues porque lo tenian que meter por ser uno de los míticos de la saga, cosa que no distaría mucho del original interpretado por el difunto Donald Pleasence, de no ser porque, aunque parezca difícil, este doctor interpretado por el prota de "La naranja mecánica" es mucho más pesado, mucho más intragable y no tiene ni un cuarto del cierto carisma que tenía el original. Y , ¿cómo no?, el que peor parado en el entuerto es Michael Myers, que sí, que sigue vivo y mata a alguien por ahí cuando se lo encuentra, pero vamos, que si Rob Zombie ya había contribuido bastante en la primera a destrozar la esencia de este maravilloso personaje del género, aquí es que ya no ha dejado ni un mínimo parecido con la creación de John Carpenter. Resulta que puestos a modificarlo, le privan hasta de su atuendo original. Recordad Michael Myers era un tipo cuyo rostro estaba cubierto con una máscara blanca, no hablaba, no reflejaba emoción alguna y vestía un mono gris. 

El Dr. Loomis (Malcolm McDowell) dando el coñazo con Michael Myers en una conferencia

Bueno, aquí Rob Zombie nos planta en toda la geta a un Michael Myers barbudo, desaliñado, con media cara al descubierto y ¡no os lo perdáis!, una sudadera con capucha en plan raperillo noventero. Vamos, que el aspecto da pena y auténtico dolor, por lo menos para mí que crecí siendo acojonado por esas cuencas oscuras de pupilas inexistentes que se escondían tras esa careta blanca que helaba la sangre. Es como si van a hacer una película de Superman y le plantan extensiones rubias, un tanga de leopardo, le pintan el pecho de verde y le ponen unos zapatos de tacón rollo drag queen. Aunque quieran decir que es una nueva revisión del personaje, ¿nosotros lo reconoceríamos como Superman? Yo creo que no. Pues algo así ocurre aquí con Michael Myers. 

¿Michael Myers o Papá Noel? No lo tengo muy claro

La eterna Lois Lane de "Superman", Margot Kidder
tiene una pequeña participación en el film
Bueno ya si nos ponemos a analizar el tratamiento de la historia y de los personajes, convertimos el comentario en un chiste, de los malos. La historia es una putísima mierda, es que no sabría por donde empezar para ponerla a parir. Ayuda mucho menos, además, que los personajes estén totalmente desdibujados, que sea imposible empatizar con ellos, sobre todo con Laurie. Por Dios, ¿pero qué pasó con aquella magnífica heroína interpretada por Jamie Lee Curtis? No me llaméis clasista, es que mientras la Laurie original se convirtió en un estandarte de final girl del copón, entrañable y con la que el público lograba conectar; no tenéis más que echarle un vistazo a la de esta película, la cual parece una yonki colgada, sin alma, sin vida; cuyos sentimientos transmitidos al público fácilmente pueden rozar la sensación de asco puro y desinterés absoluto. Ídem de los abominables personajes secundarios, un puñado de frikis absurdos desfilan por la pantalla, en su mayoría para acabar siendo víctimas de este Mickey "Eminem" Myers o porque era coleguitas piojosos del director, no tenían nada que hacer y éste les dijo, pues pasaros por el set de rodaje y así me rellenáis el mojón que estoy haciendo. 

Es una película de Rob Zombie, no puede faltar alguna putilla
rollo gótica rara enseñando las peras

El sheriff Brackett (Brad Dourif) también anda perdido por ahí
Para colmo, la película es larguísima y aburridísima. Culpa de ello es el sinsentido de la historia, que mezcla unos pasajes (rollo surrealistas, aunque yo creo que más bien son fruto de unas cuantas cogorzas, unos porros e incluso, me atrevería a decir, que hasta del consumo de alguna droga dura) ilógicos, como las apariciones fantasmales de la madre de Michael Myers y Laurie (bueno, en algún sitio tenía que meter el señor Zombie a su mujer Sheri Moon) y ese ridículo final que delata la transformación de la propia Laurie en una psicótica como su "brother" (copiado por cierto del final de "Halloween 4"). Aparte es que el desarrollo es muy lento, va a trompicones, no pasa nada interesante, en definitiva que es un puñetero coñazo. Le sumas que extermina, erradica y se caga mil millones de veces en esa esencia que John Carpenter le supo atribuir a su maravillosa obra maestra, lo cual la convirtió en un clásico imperecedero, pues el resultado es un insufrible montón de mierda. Pero, por si no estábamos contentos se prepara en breves otra nueva secuela, ahora en 3D (vaya, faltaría más), aunque por suerte, ya Rob Zombie no estará a cargo de ella, bueno se darían cuenta los productores de que el fichaje fue una porquería y decieron pararle los pies antes de que hundiese más en la mierda el nombre de "Halloween", si es que visto lo visto, todavía es posible hundirla más. Bueno, para mí esto no es "Halloween", ya lo digo muy claro. Para mí "Halloween" acabó en 1998 con "Halloween H20", secuela con la que tenían que haber dejado a Michael Myers descansando en paz, total, no le han hecho grato favor haciéndolo regresar de la tumba tres veces más. ¡Ah, bueno! Lo olvidaba, todas estas pelis han dado rendimiento en taquilla, y ya se sabe ¿qué más da ridiculizar a un personaje mítico si ello da pasta?

¿Laurie sustituirá a su hermanito psicópata?

No hay comentarios:

Publicar un comentario