lunes, 25 de noviembre de 2013

Operación trueno (1965) de Terence Young



La cara del malvado Blofeld, líder de
Spectra, sigue siendo una incógnita
''Operación trueno'' supuso el cuarto film del agente 007, figura ya convertida en todo un estandarte cinematográfico tras el grandísimo éxito mundial del anterior film de la franquicia, "Goldfinger". De nuevo Sean Connery vuelve a ponerse en la piel de James Bond, muy a su pesar, puesto que, según ha declarado, interpetadar dicho personaje supuso un auténtico infierno para él, debido a que su popularidad se hizo tan inmensa que se convirtió en un blanco perfecto del acoso de periodistas de todo el mundo, lo que conllevó al fin de su intimidad en gran medida (debemos de suponer que el portentoso cheque que cobraría le facilitaría, no obstante, hacer de tripas corazón y continuar con la saga). Un hecho muy curioso que acompaña a "Operación trueno" es que este film estuvo pensado para haber sido el primero de las pelis de Bond. La novela de Ian Fleming  había sido un éxito en 1961, cuando salió a la luz así que los productores vieron en ella una opción súper jugosa para ser transportada a la gran pantalla. Todo iba en camino cuando surgieron los problemas y es que unos señores llamados Kevin McClory y Jack Whittingham denunciaron a Ian Fleming por apropiación indebida de los derechos de autor de la novela. Resulta que "Operación trueno" había sido inicialmente un proyecto de guión cinematográfico escrito por McClory, Whittingham y el propio Fleming. 

James Bond (Sean Connery) preparado para salir volando

Pero por circunstancias del destino, o porque le dio la gana, el señor Fleming acabó pasando de sus colegas y utilizó sus ideas aportadas para escribir la novela. Claro, cuando los otros se enteraron de que "Operación trueno" iba a ser adaptada al cine, pidieron (y con razón) su parte del pastel. Batallas legales por en medio, el resultado fue que la producción de "Operación trueno" se vio paralizada, así que fue cuando se echó mano a otro texto de Fleming, la novela "Dr. No" y así en 1962 comenzaron la saga Bond con dicho film. Finalmente tras un juicio y tal, se le dio la razón a los demandantes y se les atribuyó su partipación en el proyecto, fue entonces en 1965 cuando "Operación trueno" pudo ser llevada al cine, cuando además, como ya he dicho, la figura de Bond ya era un icono del cine de acción y espionaje. 

El malo de la peli, Emilio Largo (Adolfo Celi) 

Bond cara a cara con su enemigo
Dicho todo esto debo expresar con gran sinceridad que "Operación trueno" es uno de los films de 007 que menos me gusta. Sí es cierto que está indudablemente bien hecho; y es que no escatimaron en gastos y se aportó un presupuestazo de 9 millones de dólares (todo un lujo en aquel momento), para concebir una película de factura técnica sobresaliente. No obstante, la película me parece que flojea enormemente en algunos apartados de la historia y además presenta un abuso de escenas de relleno alarmantes (decir que su duración supera las 2 horas y sinceramente, se hace bastante pesada). La acción se sitúa mayoritariamente a un paisaje paradisíaco, las Bahamas, donde Bond se trasladará para plantar cara a un nuevo y peligroso enemigo, que trabaja para la Organización Criminal Spectra, (la cual no se nombró en el anterior film), un tipo con un parche en el ojo y una pinta muy chunga llamado Emilio Largo (Adolfo Celi). Este hombre es el responsable del robo de dos peligrosas bombas atómicas y amenaza con lanzarlas contra alguna importante ciudad de Gran Bretaña o Estados Unidos, a no ser que le paguen una desorbitada cantidad de dinero. 

Bond con su ayudante Paula (Martine Beswick)

Un artefacto para respirar bajo el agua
Como ya he dicho es uno de los films de Bond que menos me gustan en general, no obstante tiene algunos puntos que la hacen, mínimamente, una pelicula estimable para todo aquel fan de la saga. Por ejemplo, observaremos ya múltiples inventos ingeniosos que Bond utilizará en sus misiones, administrados por el entrañable Q (Desmond Llewelyn); como por ejemplo un cacharro que le permitirá volar literalmente. También son notables algunas escenas de acción potentes, la divertida escena pre-créditos (para mí de lo mejorcito de la película) y algún que otro momento, como aquél en el que Bond huye de unos perseguidores en medio de un desfile en plena calle. Aparte el tema musical titulado como la peli "Thunderball", interpretado por el mítico Tom Jones, mola bastante y además "Operación trueno" cuenta con la presencia de tres auténticos bellezones femeninos que erradian sensualidad por un tubo; véase a la chica principal, Domino (guapísima Claudine Auger), la mala de turno, la asesina Fiona (Luciana Paluzzi) y la agente ayudante de Bond, Paula (Martine Beswick, quien curiosamente ya había participado en el segundo film de la serie; "Desde Rusia con amor", pero haciendo otro personaje totalmente distinto). 

Bond no pierde el tiempo con la mala malísima Fiona (Luciana Paluzzi)

La preciosa Domino (Claudine Auger)
Por el contrario, tiene un buen puñado de contras que en mi opinión la lastran de ser un film Bond memorable. El principal de ellos es su extensa duración, algo más de dos horas, la cual me parece innecesaria, como he apuntado antes. El problema es que en la peli se abusa mucho, pero mucho; sobre todo en el final, de un puñado de escenas subacuáticas, en las que presenciaremos una batalla campal de harponeros dándose pal pelo, que la verdad aburre hasta a las piedras. Recuerdo cuando vi por primera vez esta peli, que incluso estas escenas me hicieron mirar el reloj para ver cuanto le quedaba para terminar, ¡en una peli de Bond, que por lo general implica entretenimiento al fin y al cabo! También presenta escenas muy tontas, como por ejemplo la muerte de la mala Fiona en brazos del propio agente 007. Vale que sabemos que Bond es invencible y que no lo van a matar, pero es que la escena es absurda se mire por donde se mire. Están él y la mala bailando, tras esa escena de persecución muy molona que he nombrado antes. A esto aparecen otros malos dispuestos a matar al agente de un disparo; pues justo cuando lo tienen encañonado lanzan el tiro y Bond tiene el tiempo suficiente para colocar en el trayecto el cuerpo de Fiona, la cual es alcanzada por la bala. A todo esto, nadie se pispa y Bond deja por ahí colocado el fiambre de la chica y se larga por patas, cuando fácilmente podían haberle vuelto a disparar. En fin, me parece una escena un tanto absurda que podía haber estado resuelta de una forma algo más creible o un poco más currada para que no se presentase tan ridícula. Pero bueno, hasta cierto punto eso se le podría perdonar, pero que aburra, eso ya sí que no. De todos modos, la cosa les fue muy bien porque la película fue un taquillazo y se llevó 141 millones de dólares de recaudación en todo el mundo, lo que hacía indicar que los productores habían encontrado, ya sí que sí, una auténtica mina de oro que les iba a dar muchas ganancias. Aún así, para mí "Operación trueno", repito, es de las pelis de la serie más flojas y más aburridas. 

En el film abundan larguísimas e interminables escenas subacuáticas

*MI MOMENTO FAVORITO: la divertida escena pre-créditos en la que Bond se peleará con un villano travestido. 

Con faldas y a lo loco

No hay comentarios:

Publicar un comentario