sábado, 13 de julio de 2013

Noche de graduación (1980) de Paul Lynch



Cuatro pequeños cabrones
Para mí otra auténtica pieza de culto, un espléndido slasher ochentero, que a pesar de beber de influencias claras, a su vez se impuso como una peli ciertamente pionera que fue muy tomada en cuenta por otros films del estilo. "Noche de graduación" es una película verdaderamente curiosa, un cruce de estilos bastante peculiar que a mí personalmente me parece muy resultón. Estaba claro que sus realizadores la plantearon como una explotación de los films que estaban teniendo éxito en taquilla en ese momento y así tomaron por un lado el referente de las pelis slashers como "La noche de Halloween" o "Viernes 13" (con un fiero asesino enmascarado que viene a cargarse a unos cuantos jóvenes), le añadieron una pizca de "Carrie" (con el trasfondo del baile de graduación y el planteamiento de un complot macabro contra la reina del baile) y unas gotitas de "Fiebre del Sábado noche" (todos estos elementos a ritmo de estrambótica música disco y luces de discoteca parpadeantes), todo este potaje dio como resultado "Noche de graduación". Y la verdad a mí me parece que fue un resultado muy notable.

La pobre Robin Hammond muerta ¿accidentalmente?

El director Hammond (Leslie Nielsen)
La historia arranca con cuatro niños que están jugando en un enorme edificio abandonado, a una perversa versión del escondite denominada "el asesino te atrapará". A esto llega otra niña que intenta unirse al grupo, pero que no será muy bien aceptada. De pronto sin comerlo ni beberlo, la pobre acaba muerta de manera ¿accidental? en presencia de estos cuatro cabroncetes. Los niños pactan no contarle a nadie lo sucedido y huyen del lugar. Transcurren seis años y estos niños ahora ya son muchachos a punto de graduarse. Está próximo el baile de fin de curso y todos están como locos haciendo los últimos preparativos típicos para esta fiesta tan popular. Pero estos cuatro recibirán unas llamadas misteriosas en las que una voz amenazante les increpa de manera poco amistosa. Los chavales pasan de todo y sólo piensan en divertirse. Pero, no se imaginan que alguien que conoce la verdad de lo ocurrido en el pasado, pretende hacérselo pagar a hachazo limpio. Esa noche de graduación la pista de baile estará teñida de rojo sangre. 

Señaladas por el asesino

Kim Hammond (Jamie Lee Curtis)
Cabe destacar varios puntos del film. En primer lugar, el más llamativo es que su protagonista es Jamie Lee Curtis, estrella del género en ese momento tras su participación en "La noche de Halloween", su presencia es desde luego un gran valor añadido. Otra curiosidad del film es que cuenta con la participación (más bien podría llamársele cameo) de Leslie Nielsen, que hace del padre de Jamie Lee Curtis, muy alejado de sus habituales papeles cómicos. Personalmente me gusta mucho la ambientación de esta película, contrasta a la perfección esos angustiosos y oscuros pasillos del instituto que se convertirán en una ratonera mortal por los que se mueve el asesino, con lo estrambótica y colorista que resulta la decoración de la pista de baile. He leído por ahí un detalle muy criticado de la película y es que el primer asesinato no tiene lugar hasta que el film lleva ya transcurrido casi una hora de duración, a mí personalmente esto me parece un acierto ya que esto ayuda a crear una estupenda sensación de suspense, en la que comprobamos como el asesino va increpando a las que serán sus víctimas, conocemos a dichos personajes y además somos testigos de una trama paralela que apoya muy bien, en mi opinión, al funcionamiento de la película con la aportación de una serie de pistas, las cuales muchas acaban siendo erróneas. 

Unos bailecitos a lo Travolta

¿Hay alguien ahí?
En cierto aspecto "Noche de graduación" comienza siendo un thriller de suspense en su parte inicial, hasta que aproximadamente a partir del minuto 59 (más o menos) cambia radicalmente y se convierte en un slasher puro y duro y ya veremos como el asesino se despacha gustosamente a golpe de hacha. Este film me parece la más clara inspiración para la creación de otro enormemente popular, hecho a finales de los noventa, "Sé lo que hicisteis el último verano", cuya trama me recuerda en muchos puntos a esta "Noche de graduación" (las similitudes son más que apreciables). Sí que se echa en falta algo de sangre en los asesinatos, que es el apartado que más defrauda tratándose de un slasher, pero tampoco es tan imprescindible, la película remonta en otras cuestiones (de hecho "Halloween" es un magnífico clásico slasher y no aparece ni una gota de sangre en todo el film). En definitiva es un pequeño clásico, que ha conseguido merecidamente cierto estatus de culto dentro del género, es muy entretenido y digno de ser visionado. A mí me encanta, me parece muy superior a enormes bodrios que se hacen hoy en día. 

"¡Ahora te toca a ti Wendy!"

¡El asesino a hachazo limpio!
El film costó 1.600.000 dólares y recaudó casi 15 millones en taquilla sólo en Estados Unidos, lo que lo convirtió en un éxito comercial, discretito, pero éxito al fin y al cabo, lo que deparó que se hicieran algunas secuelas. Dichas secuelas, fueron de inferior calidad y nada tenían que ver con la línea argumental de este primer film. Dicho sea de paso, y esto sí que me parece indigno es que en 2008, se hizo una especie de remake titulado aquí en España "Una noche para morir" (en inglés el título de ambos es el mismo, "Prom Night"). Tengo que decir que este remake es una auténtica mierda, un esperpento que insulta infinitamente a este film original con el que, por otra parte, nada de relación guarda.
 
¡Este tipo ha perdido la cabeza!

*MI MOMENTO FAVORITO: la angustiante persecución que vivirá la cabrona de Wendy (Eddie Benton), por parte del asesino y su hacha. Los pasillos del instituto se convertirán en una trampa mortal para ella. Aunque por otra parte, ella más que nadie se tenía merecido el final que tiene.

"No la hagas y no la temas y vivirás más..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada