lunes, 15 de julio de 2013

Casablanca (1942) de Michael Curtiz



Rick Blaine (Humphrey Bogart)
Una película inmortal, un mito, una joya del Séptimo Arte, bla, bla, bla,... yo oía ya hace unos cuantos lustros como la gente le dedicaba estos apelativos a esta película. Obviamente yo no la había visto, porque en aquel momento a mi temprana edad tenía la idea de que las películas en blanco y negro eran todas un rollo infumable. Afortunadamente un día por casualidad, me senté con mis padres en el salón de nuestra casa, yo tendría unos 8 años y pusieron el canal TCM, del recién estrenado receptor satélite digital. Empezaba este film, llamado "Casablanca", yo recuerdo que pensé "buffff, en blanco y negro, ¡qué rollo!", pero todavía no teníamos ordenador, ni Internet, así que la tele era el mejor medio de entretenimiento para mí, por lo que me quedé allí sentado ante el televisor devorando aquellas imágenes, según mis entendederas, tan anticuadas. 

En el café de Rick se reúnen las más ilustres personalidades de Casablanca

El capitán Renault (Claude Rains) y
el nazi mayor Strasser (Conrad Veidt)
Lo sorprendente es que la película me fue enganchando y enganchando y me acabó encantando y eso que yo no tenía ni puñetera idea de qué eran los nazis, ni qué era Casablanca ni me enteré de tres cuartas partes del argumento de la peli, pero no sé de qué manera, mi cabeza interpretó una preciosa historia de amor, entre un tipo duro con corazón y una mujer muy echá pa alante, quebrada por unos acontecimientos desgraciados que les impide estar juntos. La cuestión es que me maravilló "Casablanca" y cuando ya años después volví a verla con todos los conocimientos adecuados para entender a la perfección el trasfondo del film ya sí que pude exclamar que no me parece para nada exagerado todas las maravillas que se rescatan sobre tan excepcional, grande y majestuoso clásico.

"¡Tócala otra vez, Sam!"

Ilsa Laszlo (Ingrid Bergman)
La película nos cuenta la historia imperecedera de Rick (Humphrey Bogart), el dueño de un popular café en la ciudad marroquí Casablanca, durante la Segunda Guerra Mundial. Esta ciudad era el refugio de muchas personas que habían escapado despavoridas de Europa, huyendo de los nazis. No obstante éstos andan al loro para capturar a todo aquél proscrito que quiera pirárselas a América, ya que la mayor parte de los negocios sucios desempeñados en dicha ciudad, es vender salvoconductos a un montón de gente desesperada para salir de allí y evadirse de los horrores de la guerra. Es cuando aparecerá un líder de la resistencia contra los nazis, Victor Laszlo (Paul Henreid), cuya captura es codiciadísima por parte de los alemanes. Éste viaja con su mujer, Ilsa (Ingrid Bergman), la cual tuvo un romance fortuito con Rick, y al que rompió el corazón. 

¿Quién no ha tarareado en su vida "As time goes back"?

Rick con Ugarte (Peter Lorre)
"Casablanca" es una maravilla en la que se mezcla el dramático conflicto de la Segunda Guerra Mundial, con el provocado por un conflicto (valga la redundancia) amoroso en el que se debaten sus protagonistas. Tiene una historia verdaderamente apasionante, llena de furtivos encuentros, huídas en medio de la noche, tristeza, alegrías, intriga, ciertos tintes de cine negro, romances frustrados, nazis, traiciones y sobre todo muchos sentimientos. Los personajes son inmortales, han pasado justamente a escribir una parte importantísima de la Historia del Cine (con mayúsculas), los actores son espléndidos; hay que señalar que Bogart y Bergman se han transformado en una de las parejas más famosas, icónicas y compenetradas de todos los tiempos (y eso que ella me sigue pareciendo mucha mujer para él, porque francamente, todo sea dicho, Bogart mucha planta del galán que se le atribuye, desde mi punto de vista no tenía), por no hablar de la preciosa banda sonora de Max Steiner. 

Ferrari (Sydney Greenstreet) es otro de los muchos sinvergüenzas de Casablanca

El capitán Renault no se sabe
muy bien al lado de qué bando está
Realmente todo lo que he dicho sonará a repetitivo, porque ¿qué no se ha dicho ya de un clásico como "Casablanca"?, que es una joya irrepetible me imagino que ya es algo que habrá descubierto todo aquél que la haya visto. A día de hoy todavía, no obstante, existe gente que rehúye ver este film porque a priori le parece una película aburrida, una castaña. Obviamente hay gustos para todos pero, en serio, animaría a estos escépticos a que le diesen una oportunidad a esta inmortal película y seguramente se lleven una grata y magnífica sorpresa, como me pasó a mí, y es que "Casablanca" fue la película que me hizo amar el cine clásico. Merecidamente ganó ese año 3 Oscars, a la mejor película, al mejor director y al mejor guión adaptado. 

Un complejo trío amoroso

*MI MOMENTO FAVORITO: se ha dicho muchas veces que el final de "Casablanca" no es feliz, debido a la abrupta separación de los amantes (Bogart y Bergman). A mí no me parece un final infeliz, me parece que es el más indicado para que la película resulte tan magnífica. Un final mítico que hace culminar magistralmente toda una obra maestra. 

"Siempre nos quedará París"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada