domingo, 21 de julio de 2013

Zombie (1978) de George A. Romero



Practicando tiro al blanco
Todo un clásico imitado y plagiado hasta la saciedad. Inferior desde mi punto de vista a su magistral primera parte "La noche de los muertos vivientes" y también a "El día de los muertos" la tercera parte de la trilogía inicial sobre zombies realizada por el genial George A. Romero (sin contar la otra trilogía más moderna), pero con ese encanto tan especial que se les sabía imprimir a los filmes de terror en esa época y que desde luego hoy ya no se consigue ni por asomo. 

Hambre voraz de carne humana

Francine (Gaylen Ross)
La película muestra un mundo devastado, lo que en la primera parte se mostró como un incidente más aislado, con un grupo de zombies acojonando a sieter personajes en el interior de una granja en el quinto culo del mundo, aquí ya es un ataque multitudinario. Hay porrones de zombies, plagas enteras de muertos vivientes aniquilan ciudades y la raza humana cada vez se ve más reducida en número de supervivientes que intentan por todos los medios cobijarse en lugares que no los conviertan en carnaza para los zombies. La historia se centra en cuatro sujetos, dos miembros de los SWAT (Ken Foree y Scott H. Reiniger), un cámara de televisión (David Emge) y la churri de éste (Gaylen Ross), que va preñada. Estos personajes huyen en helicóptero hasta un enorme centro comercial (sueño del consumista) en el que se asentarán e intentarán seguir tirando para alante, aún viendo lo difícil que se plantea la situación. Por supuesto, un montón de zombies se irán acumulando en el exterior.

Los cuatro protagonistas en el centro comercial

¡Que vienen los zombies!
El film presenta una historia tensa, con un desarrollo lento, que tiene un aliciente positivo y otro negativo. El positivo es que hace aumentar la tensión de manera impecable guardándose el golpe de gracia para el final, en un festival de sangre y tripas que creó escuela (excelente trabajo, con maquillajes totalmente artesanales y de andar por casa, de Tom Savini, convirtiéndose en un maestro, en esta materia, inigualable) y el negativo que la lentitud de la trama a veces hace que la película decaiga, se llene de ciertos puntos muertos y cause cierto aburrimiento al espectador. No contribuye además, en este aspecto, que la duración de la película sea superior a las dos horas. No obstante no deja de ser un film de gran valor, por su crítica a la sociedad, por la profundidad de los personajes y por su trasfondo en desdibujar a la humanidad, representada en muchas ocasiones como más ruín y más perversa que los propios zombies. George A. Romero se convirtió en el padre (podría incluso decirse ya el abuelo) de los zombies y nadie como él, la verdad, ha sabido darle ese matiz tan característico a un film de esta temática. Es más, muchos se lo han cargado (ver el remake de esta película, o "Rec" o cualquier bazofia por lo general hecha hoy en día). Así que nada más que decir, un gran film cuya lentitud le resta cierta calidad pero que no llega a anularla como una gran obra que es.

El maquillador Tom Savini participa de actor en esta película

Como curiosidad, Dario Argento participó en la producción del film, incluso en la banda sonora junto con el grupo Goblin, colaboradores por excelencia en los films del italiano. A Argento le debemos el título "Zombie", ya que la traducción en España se tomó del título con el que contó en Italia al ser distribuído por la mano de Dario Argento, pasando por completo de la traducción literal que sería "El amanecer de los muertos", título que sí le pusieron al remake del 2004 que Zack Snyder realizó de esta película. Y es que, ¡qué líos hacen hacerse a la gente las puñeteras traducciones alpargateras! 

No pueden faltar los festines de tripas

*MI MOMENTO FAVORITO: en la parte final, cuando el centro comercial es asaltado por un grupo de cafres gamberros motorizados, se desata una batalla entre los muertos y los vivos. Sin lugar a dudas, si existe un momento concreto que me impactó es éste, en el que el personaje de Tom Savini agarra un machete y atraviesa la cabeza de un zombie de esta guisa. 

"A éste, ese dolor de cabeza no se lo calma una aspirina"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada