jueves, 18 de julio de 2013

El lobo humano (1935) de Stuart Walker



También conocida como "El hombre lobo de Londres" (no confundir con la posterior película de John Landis, "Un hombre lobo americano en Londres"), se trata del primer film que la Universal hizo sobre la temática del hombre lobo.

Recogiendo la florecita en el Tíbet
La historia nos cuenta como un ciéntifico (Henry Hull), es atacado por un hombre lobo, mientras se encuentra en el Tïbet buscando una extraña flor. Sobrevive al ataque, pero por supuesto, ahora él también es un hombre lobo. De vuelta a Londres, recibirá la visita del otro licántropo que lo atacó (Warner Oland) que le explicará la cruda realidad y cuya única cura para ese mal es la flor que ha recogido en el Tíbet. La verdad es que una película bastante desconocida de este período tan maravilloso de films clásicos de terror producidos por la Universal y con total justicia ha sido aplastada por la fama de posterior "El hombre lobo" de 1941, película que sí que ha alcanzado la fama y que instauró al hombre lobo como uno de los estandartes del cine de terror (cosa que no hizo ésta aunque fuese anterior).

El protagonista (Henry Hull izda.) de cháchara

Investigando una cura
La verdad es que me parece un film bastante regular, creo que es uno de los films con marca Universal que menos me han gustado y echándole un vistazo me parece justificado el cierto olvido en el que ha caído. Lo primero que se destaca es una gran falta de carisma como film terrorífico, lo que no pasaba con la película de 1941, no posee una ambientación especialmente aterradora, de hecho siendo francos posee pocos elementos de terror, el hombre lobo tiene poco peso en sí en la historia, la trama da un montón de vueltas llegando a parecer por momentos un film políciaco, sólo que de vez en cuando sale un hombre lobo por ahí.

Con el Dr. Yogami (Warner Oland)
Otro aspecto negativo me parece el maquillaje del propio hombre lobo, comparándolo con el maravilloso trabajo de caracterización que Jack Pierce (uno de los genios maquilladores más grandes de este período clásico) realizó en la versión de 1941, éste se queda bastante escueto, raro, en pocas palabras, más mierdero. Además la película se me hizo un poco aburrida, hay poca acción y al final lo rematan todo de forma muy precipitada. También cabe destacar el detalle de que el actor que hace de hombre lobo en este film, Henry Hull, pierde enteros ante la intepretación del maravilloso Lon Chaney Jr. (hijo de la estrella de cine mudo Lon Chaney) en el film de 1941, no por nada Chaney se convirtió en otro de los iconos del terror de la Universal (aunque también el hecho de que fuese hijo de quien era le benefició en este aspecto). En resumidas cuentas, no me parece una joya como muchas otras de este período de la productora, ni siquiera un film estimable en comparación con muchas otras películas de terror de la época, pero bueno ahí queda, es una peliculilla curiosa que despunta en cierto sentido por ser la primera toma de contacto con el tema licántropo, posteriormente tan jugoso y recurrente en el género y del que se han hecho maravillosos clásicos.

Licántropo vs. licántropo

*MI MOMENTO FAVORITO: no podría decir uno en concreto, pero destacaría los momentos en los que el protagonista se convierte en lobo, sin lugar a dudas estas escenas son lo más interesante de la película.

El actor insistió que no se le maquillara demasiado
para poder chupar cámara y que se le reconociese sin problemas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada