miércoles, 31 de julio de 2013

El enigma de otro mundo (1951) de Christian Nyvy



En el Ártico
"El enigma de otro mundo" es con toda seguridad una película fundamental en la historia de la ciencia ficción, podría decirse que fue el film que asentó las bases de las que posteriormente el resto de películas que utilizaron la premisa de un monstruo extraterrestre invasor que expone a la Humanidad a un peligro mortal, incluso hasta nuestros días, por no hablar de la moda que impuso en los años 50 en los que comenzaron a salir films de estilo como churros. Basada en una novela de John W. Campbell de finales de los años 30, la película cuenta como un grupo de científicos en una base en el Ártico, encuentran una enorme ovni enterrado bajo el hielo. Haciendo indagaciones logran rescatar congelado una enorme criatura que venía en dicho ovni. Al llevarlo a la base, el ser es descongelado y cobra vida, convirtiéndose en una peligrosa amenaza para las vidas de los miembros de dicha base. 

El equipo de la base

La pastelosa relación romántica nunca falta
Se sostienen serias dudas acerca de si la película fue realmente dirigida por el acreditado Christian Nyby, y no por el nombre de mayor peso en la producción, el magnate Howard Hawks. De todas formas se puede presenciar más de una característica del cine de Hawks (la relación y diálogos de la pareja protagonista me recuerdan inconscientemente a ciertos fragmentos de "Luna nueva" sin ir más lejos), que parecen apuntar que tal vez estuviese implicado en más de algún aspecto del film, aunque sólo aparezca acreditado como productor. Personalmente, he de decir que a pesar de lo que he comentado de que esta película es todo un clásico de renombre dentro del género y que supuso un auténtico estandarte referencial de un sin fin de producciones de ciencia ficción de esa época, he de decir que "El enigma de otro mundo" no es una película que me entusiasme. Estoy de acuerdo desde luego con esa idea generalizada de que el remake que llevó a cabo John Carpenter en 1982, es infinitamente mejor. 

Un buen pedazo de hielo

¡Que viene La Cosa!
Es obvio que entre ambas existe un abismo considerable de tiempo, pero no me limito sólo a juzgar ambas películas por las evidentes peripecias técnicas con las que sus realizadores las concebieron. En primer lugar me veo en la obligación de señalar como aspecto negativo de esta versión, algo en lo que debieron esmerarse al máximo, que es el monstruo en sí. El aspecto de la criatura es lamentable, es una especie de mala copia del monstruo de ''Frankenstein'' (interpretado por Boris Karloff), mucho más chapucero y cutre. Hablando claro, el monstruo de la película es una mierda y no me parece achacable si mala realización a las limitaciones de la época en la que se hizo el film, porque he visto en películas cercanas a la fecha de ésta monstruos mucho mejor hecho, más aterradores y mucho más currados. Por otro lado, me parece que el film en ningún momento llega a resultar lo más mínimamente aterrador. La ambientación en el Ártico podría dar muchísimo juego y está totalmente desaprovechada. También hay muy poca acción y excesivos diálogos, me da igual que hayan sido creados por el propio Hawks o por los guionistas habituales de sus más magnos films, no me parecen acertados la mayoría de ellos en un film como éste, me parecen pesados y demasiado alargados. 

La humanidad vs. el primo bastardo de Frankenstein

Otro aspecto negativo es esa ridícula especie de historia de amor entre los dos personajes principales. Sí que es cierto que es una aspecto exigido por los cánones de la época, pero hay otras películas del estilo que meten a cajón la historietita romántica con más gracia, aquí pesa demasiado y no sólo apesta como elemento forzado sino que le quita importancia a la historia principal, ocupando más tiempo en la pantalla del debido. Para más inri, el final es risible, ridículo, verdaderamente absurdo. Tal vez estas carencias apreciables se debiesen a que es un film pionero en la materia que pretendía reflejar y por ello estas faltas fueron siendo suprimidas a medida que el género fue haciéndose adulto. No obstante como ya he dicho es una película que merece cierta consideración por tratarse de una pieza referencial, que por otro lado de no ser por estar coronada por el grandilocuente nombre de Howard Hawks y de no ser por la existencia del posterior remake de Carpenter en 1982 (lo que le ha hecho grato favor a esta versión para que a muchos devoradores de cine les haya llegado a llamar la atención), hoy se encontraría en el más absoluto de los olvidos y para ser francos, ciertos méritos para ello no le faltan. 

Supuestamente el monstruo es de origen vegetal. ¡Menuda plantita!

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando los miembros de la base desentierran el ovni del hielo, me parece el momento más sobresaliente del film y de mayor destreza técnica, una lástima que de vaya de más a menos. 

''¿Pero esto qué eeees?''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada