miércoles, 31 de julio de 2013

El gato de las nueve colas (1971) de Dario Argento



Carlo Giordani (James Franciscus)
Tras el gran éxito que tuvo con "El pájaro de las plumas de cristal" (uno de los mejores giallos existentes), Dario Argento volvió a la carga con un film de temática similar. De nuevo recurrió a un título en el que predominase la figura de un animal y nos trajo "El gato de las nueve colas". Con esta película Argento volvió a dar muestras de que era un auténtico prodigio filmando (luego llegó "Rojo oscuro" y lo corroboró definitivamente) y que esta técnica tan particular y espléndida desde el punto de vista audiovisual sumada a un argumento sólido e intrigante se daban la mano a la perfección para crear otro interesante giallo digno de visionar. No obstante "El gato de las nueve colas" no resulta ni mucho menos tan redonda como el primer film de Argento y es que, desde mi punto de vista, posee algún que otro patinazo que la sitúa en cierta medida por debajo de las películas más potentes de su realizador.

Giordani con el ciego Franco Arno (Karl Malden)

Muerte por aplastamiento
La película trata sobre una compleja intriga de espionaje industrial, en el que un misterioso asesino se cubre las espaldas tratando de silenciar a todo aquél que pueda desvelar cierto secreto que le perjudica. Son varios los sospechosos y dos los investigadores que plantarán cara a la resolución del misterio presente. Uno de ellos es un viejo perro sabueso ciego (un soberbio Karl Malden) que tiene en cambio un olfato para sacar conjeturas del más mínimo hecho que ni el mismísimo Sherlock Holmes. El otro es un joven periodista más novato (James Franciscus) que se convertirá en los ojos del primero. Ambos formarán una incansable pareja de investigadores que no pararán hasta llegar al meollo de la cuestión, aunque eso por supuesto, ponga en peligro sus propias vidas. 

Franco Arno con su sobrinita Lori (Cinzia de Carolis)

Bianca Merusi (Rada Rassimov) es una pieza
clave de la investigación ...
Como todo giallo, tenemos un criminal misterioso cuya identidad desconocemos y los detallados y agónicos asesinatos (en este film podemos presenciar ya como Argento iba tomando terreno en este campo del que se convertiría en un absoluto artista, mostrando más explícitos los crímenes que en su primer trabajo). Tampoco puede faltar la investigación desempeñada por el protagonista (en este caso los) y los sospechosos múltiples que le sacan chicha a la trama y la convierten en un torrente de misterio. "El gato de las nueve colas" es una buena película, está excelentemente rodada, Argento hace deleite de esos soberbios planos imposibles que tanto le molan y que abundan en sus películas, tiene una banda sonora magistral del eterno Ennio Morricone (recordado por sus famosas bandas sonoras de representativos spaguetti westerns) y unas interpretaciones más que correctas (por supuesto destacando al magistral Karl Malden). 

... y así acaba la pobre, como un fiambre
 
Una femme fatale (Catherine Spaak) un poco fresca
La historia se sigue muy bien, engancha con facilidad y es muy interesante, pero el ritmo en ciertas ocasiones decae un poco. Se meten con calzador varias subtramas que al final descubrimos que importan un bledo y que su existencia en el guión se debía simplemente a un grupo de tretas para despistarnos del tema principal. Esto no estaría mal, si no alargasen un poco el film innecesariamente. También ronda por ahí una especie de historia romántica entre el personaje de James Franciscus y la femme fatale Catherine Spaak, una patochada sin sentido que no aporta lo más mínimo a la historia, más que relleno de metraje. Y desde luego lo peor lo encontramos en el final. A todo aquél que le mole Dario Argento, como a mí, estará acostumbrado a que lo que más mole de sus films son los sorprendentes finales, acompañados de una increíble vuelta de tuerca que nos delate a un asesino completamente inesperado. Pues bien, eso no lo hay en "El gato de las nueve colas". No existe un final que pueda sorprender lo más mínimo, porque cuando se desvela la identidad del asesino nos damos cuenta de que podía haber sido el que es o cualquier otro, porque la cosa hubiese variado bien poquito. 

Investigando en medio de la noche
 
Este aspecto me parece bastante decepcionante porque ya que la película consigue hacer que la trama sea enormemente interesante, da la sensación de que el final no está a la altura de lo que parecía prometer el film. Es una lástima porque de haber sido así, este giallo perfectamente podría haber estado a la altura de "El pájaro de las plumas de cristal" y podría haber resultado una película más llamativa dentro de la filmografía de su director. Pero bueno, las cosas son como son y hay que aceptarlas. En resumidas cuentas, es una buena película, un giallo notable, entretenido y llevadero, pero con un final algo decepcionante, sirvió para que Argento fuera depurando su estilo.

Franco Arno muy cabreado

*MI MOMENTO FAVORITO: el asesinato de Bianca Merusi (Rada Rassimov), es una muestra todavía algo contenida de la mala leche que posteriormente Dario Argento demostraría al cien por cien en futuras películas. No obstante la muerte es bien agónica y bastante violenta. 

La pobre Bianca husmeó donde no debía y claro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada