domingo, 21 de julio de 2013

Una historia perversa (1969) de Lucio Fulci



Susan Dumurrier (Marisa Mell) yace cadáver
frente a su esposo George (Jean Sorel)
Una película realmente curiosa dentro de la filmografía de Lucio Fulci, teniendo en cuenta el tipo de películas que llegaría a filmar a finales de los setenta y sobre todo, durante los ochenta (films de terror plagados de escenas a cual más grotesca y gore a montones). No obstante este film pertenece a una etapa en la que el señor Fulci estaría labrándose un estilo, que después lo convertiría en una figura de culto dentro del género. Primera toma de contacto de este director con el subgénero de moda en Italia en esos momentos, el giallo. No obstante "Una historia perversa" no podría ser considerada un giallo en sí, porque aunque posee elementos que la acercan bastante a lo que supondría un giallo puro y duro, la escasez de otros plenamente característicos del subgénero es evidente. En sí este film es un thriller de suspense e intriga en toda regla, con unas amplias dosis de erotismo. Si apunto que esto no es un giallo es porque no está estructurado como tal, aunque sí que exite una investigación policial que es el motor de la historia, hay una total ausencia de asesinatos  que sería el otro aliciente característico de un giallo al cien por cien. 

George Dumurrier con su amante Jane (Elsa Martineli)

George Dumurrier se convierte en sospechoso de asesinato
La trama gira en torno a la muerte en extrañas circunstancias de una joven Susan Dumurrier (Marisa Mell). Debido a los nada esclarecedores que rodean la muerte de ella, la policía empieza a investigar el caso, sospechando que el marido, el Dr. George Dumurrier (Jean Sorel) pueda estar envuelto en una conjura para asesinarla, más todavía cuando se descubre que tenía una amante, Jane (Elsa Martinelli) y que además era el beneficiario de una enorme cantidad de dinero debido de la póliza del seguro de vida de la difunta. No obstante, las cosas se complicarán cuando George acuda a un club de stripteases y compruebe atónito como una de las exóticas bailarinas, Monica (también Marisa Mell), es clavadita a su difunta esposa. Esta casualidad le hace caer en la cuenta a George, de que en esta historia hay gato encerrado y que esa bailarina está metida en el ajo. Pero, a partir de ese momento un peligroso juego de seducción, codicia y conspiraciones empezará a envolver a todos los personajes. 

Monica Weston (también Marisa Mell) la bailarina clavadira a la difunta Susan

George es un picha brava y se enrolla
también con la doble de su mujer
Seguramente sea la película más atípica de su director, alejado de todo tipo de parafernalia sangrienta o zombies putrefactos. La única seña que permanece del estilo Fulci, es la gran carga erótica que abunda en el film, en este aspecto hay que destacar que tiene escenas muy subiditas de tono para la época que atentaban contra todo tipo de código censor. De hecho el film en España estuvo enormemente censurado, hasta tal punto que viendo la versión doblada al castellano se hacía incomprensible la trama, puesto que muchos detalles importantes eran rebelados en presencia de algún escultural cuerpo femenino completamente destapado y que por la puñetera manía de cortar dichas escenas, el film en español se presentaba irremediablemente cojo al habérsele amputado estos detalles que no solo eliminaban las escenas de desnudos, también importantes datos que eran básicos para la continuidad de la historia. 

Monica se encarga de que George no le llegue la sangre al cerebro

George en el corredor de la muerte
Menos mal que hoy en día ya se puede disfrutar de la versión íntegra, gracias a su edición en DVD. Como ya he dicho, esto no es un giallo al uso (de hecho de no haber sido hecho en Italia ni se le englobaría en este subgénero), por lo tanto no hay un asesino con guantes de cuero negro masacrando gente sin piedad y el protagonista investigando las motivaciones de éste, pero este detalle no le quita interés al film. En definitiva, es un excelente thriller, con una trama buenísima, repleta de intriga, que se sigue con extrema facilidad, con unos giros argumentales inesperados que te van metiendo de lleno en la historia, hasta alcanzar un magnífico final, enrevesado y bastante alucinante. Desde luego me parece una joya italiana algo desconocida, por el hecho de ser un film poco corriente en la filmografía de su director, pero que merece la pena rescatarla y visionarla porque el entretenimiento y las sorpresas agradables están aseguradas.

Tampoco le falta a la peli un toquecito lésbico

*MI MOMENTO FAVORITO: no lo voy a desvelar, para no destripar el meollo, pero sin lugar a dudas lo más impresionante es cuando se descubre todo el chanchullo montado.

¿Susan?, ¿Monica?, ¿pero quién es esta mujer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada