martes, 2 de julio de 2013

Carrie (1976) de Brian De Palma



Carrie White (Sissy Spacek)
Si tuviese que escoger una lista de mis 10 películas favoritas, no tendría ninguna duda, "Carrie" aparecería en ella. Es una película que me maravilló, me hipnotizó y asombró a partes iguales. Recuerdo que la descubrí siendo un niño, allá por finales de los noventa, iba con mi madre a comprar y en un estante de la sección de los VHS del Corte Inglés me topé con esa impactante carátula con una chica cubierta de sangre y unas enormes letras en las que se podía leer: STEPHEN KING. Supliqué a mi madre que me la comprase y aunque fue muy poco receptiva a ello, al final, ante mi pesadísima insistencia me la acabó comprando. Lo que descubrí en esa cinta cuando llegué a casa y la metí dentro del vídeo, fue una experiencia única y sobrecogedora. A diferencia de lo que parecía indicar la carátula, no era un film visceral y sangriento, pero sí que era una espléndida película, triste y cruel.

Margaret White (Piper Laurie), la cabrona madre de Carrie
La película cuenta la historia de una chica llamada Carrie (Sissy Spacek) que es el hazmerreir de sus compañeras de instituto. Carrie es una buena chica, pero sin más es tachada de rara, de freaky, de impopular por el grupito de chicas que va de guay típico de todos los institutos (una triste realidad) que disfrutan humillándola. La joven intenta integrarse, pero tanto su entorno hostil en el instituto como los maltratos que recibe de su enloquecida madre (Piper Laurie) fanática religiosa, se lo ponen muy difícil. No obstante por fin encuentra su oportunidad cuando es invitada al baile de graduación, ocasión que será aprovechada por unos cuantos compañeros hijos de puta para hacerle una perversa broma de mal gusto para que sea el objeto de las burlas de colectivo estudiantil. Lo que desconocen es que la joven Carrie se convertirá en un demonio atroz, ya que posee unos poderes mentales de los que se servirá para montar un pifostio sangriento de mucho de cuidado como venganza esperadísima por parte de los espectadores.

Tommy (William Katt) y Sue (Amy Irving), los aliados de Carrie
A mí esta película me parece una obra maestra y de visionado obligatorio, no solo por cualquier fanático del género de terror, sino del cine en general. Las razones son simples, en primer lugar está dirigida brillantísimamente por todo un maestro, Brian De Palma, que demuestra su gloriosa labor tras la cámara componiendo todo un espectáculo audiovisual que convierte a la peli en algo cercano a un poema en imágenes. 

Chris (Nancy Allen) y Billy (John Travolta), los oponentes de Carrie
 
Tommy invita a Carrie al baile de graduación
En segundo lugar, las interpretaciones son de putísima madre, a destacar a la maravillosa Sissy Spacek como Carrie y a Piper Laurie como su lunática madre (ambas nominadas a los Oscar a la mejor actriz y actriz secundaria por estos papeles), nombrar como curiosidad que este film fue además el debut de la mayoría de los actores que participan en él, por ejemplo John Travolta (que posteriormente saltaría a la fama con "Fiebre del Sábado noche" y "Grease"). Aparte la ambientación del film es soberbia, todos los aspectos técnicos de éste son sobresalientes. Punto destacable tiene también la deliciosa banda sonora de Pino Donaggio (colaborador habitual de De Palma a partir de ese momento), dicho sea de paso que el compositor iba a ser Bernard Herrman (habitual de Hitchcock), pero su repentina muerte se lo impidió. No obstante, mantuvieron a modo de homenaje en la banda sonora de "Carrie" el sonido chirriante de las características puñaladas de la escena de la ducha de "Psicosis" (creación de Herrman), que se pueden oir en ciertos momentos de la peli.

¡Este baile va a acabar como el Rosario de la Aurora!
También supuso el debut a lo grande del señor Stephen King, ya que fue la primera adaptación cinematográfica de una novela suya, pero bueno me imagino que eso ya todos, por poquito curtidos que estén en el tema, sabían aunque fuese de oidillas. Cabe decir que la película fue merecídamente un rotundo éxito, ya que su presupuesto fue de 1.800.000 $ y recaudó sólo en Estados Unidos casi 34 millones de dólares (el equivalente a unos 130 millones actuales, ¡casi nada!). Esto supuso por lo tanto que se convirtiese en una fuente de inspiración de la que han bebido infinidad de películas posteriores hasta el día de hoy inclusive. 

"Todos se van a reir de ti" y Carrie a punto de explotar

Con todo lo dicho queda añadir lo fundamental, que además es super entretenida. Así que ¿qué más decir? Un film que merecidamente ha logrado su catalogación como clásico imprescindible, para mí es una de las más grandes joyas del género, una película dramática y demoledora por un lado y angustiante y aterradora por otro. Lo lamentable es que con el tiempo el espíritu de estas grandes obras se haya ido disipando hasta el punto de casi evaporarse mutando en films de terror lamentables y faltos de originalidad. "Carrie" es maravillosa, una de esas piezas gracias a las cuales adoro el cine.

Susto de muerte

*MI MOMENTO FAVORITO: uno de los momentos que más me impactaron de la peli, sobre todo cuando la vi de niño, es que a pesar de no ser un film excesivamente violento, se guarda una potentísima y sangrienta escena en el acto final que acaba con la perversa madre de Carrie repleta de cuchillos que le producen una sobrecogedora muerte.

''¡Un pinchito!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada